David Porras Bonilla

E n c o n s t r u c c i ó n

Barcelona. 19.10.2017

Quizás tenía algo de razón .

Odio. Odio el odio.

Esperanza. Tengo esperanza.

Amor. Amo amar.

Es el sentimiento.

No es la cabeza. No es el corazón.

Son las vísceras.

Advertisements

Després que caigui el confeti algú ho haurà de netejar. 

Lo millor de l’art i alló que el diferència veritablement de la ilustració es la ambigüitat i la capacitat de no rendir-se en vers a un discurs.

Es la multilaritat i la incapacitació de fer-ho propi amb tota seguretat. 

Becoming spiritual porn.

A church raised on a street. People coming to feel. The new black. Not to understand. It’s my city. It use to be a picture of your holy days. Not now. Your new black.  But. It’s the s(h) ame. Not my city. Not your tears. Not real.

Barcelona. 17.08.2017

La gente se une, se apiña. Quizás un número nada razonable de ellos comulgan en un el rito que les permitirá ser parte de una proclama mayor que sus vidas. Sin pensarlo. SÓLO POR SENTIR. 

Como un rebaño, siendo parte de algo mayor que si mismos. 

Seré blasfemo en lo políticamente correcto.   ¿Pueden haber un alma de terrorista en la gente que se manifiesta contra el terrorismo? 

Si. Una pequeña parte. UNA GRAN PARTE. La necesidad de conclusión. De sentido argumental. De ser actores. 

Quizás una gran parte de esa gente  se siente impulsada a comulgar como el beato que acude a una congregación para sentir el grupo. 

Y no equiparo. Sólo intento una comprensión mayor que me induce a pensar que somos como ellos en cierto nivel. 

Pues la biografía de esos señores es sencilla. Eran jóvenes marroquíes que escucharon la llamada de la yihad. Pero antes fueron, en su mayoría, personas disfuncionales en una realidad que les mostraba su fracaso. Matones de poca monta que se dieron cuenta, maliciosamente, que sus desgracias eran culpa de los demás. 

Y escucharon la llamada. Vivir un Hollywood espiritual. Una comunión. La yihad. 

Sólo quiero decir que el estímulo social y emocional que nos une en la tragedia es parecido al que les induce a hacer sus majaderías. 

Salud. Y un pésame a la victimas. En mi ciudad. En los pasos que recorro todos los días. Que a partir de ahora recorré de otra manera. 

El bosque no deja ver los árboles. 

¿Son los árboles que no dejan ver el bosque o es todo lo contrario? 

Hablo de magnitudes y puntos de referencia. Creo que en eso reside la inteligencia y, por tanto, el devenir del ser humano para el ser humano. Y también en/con el mundo.

Me podrán acusar de emplear los mismos temas. Esos paisajes.  El árbol y el horizonte. Pero lo hago conscientemente. 

¿No es un paisaje un retrato del mundo que habitamos? ¿No representamos ese espacio para transmitir algo que nos atañe? 

Yo veo en el paisaje una idea lo que era, de lo que es, de lo que dejará de ser y en lo que potencialmente puede ser

Datum

Datum

Invertir en un punto de coordenadas es importante, eso permite medirte en lo que te rodea. 

Solemos pensar que la montaña más alta del mundo es el Everest, a partir del mar de Bengala. Pero la más alejada del centro de la Tierra es el Chimbotazo. Es 2.000 metros más alto que el Everest. 

El datum es la referencia como punto geodésico. Mental. Y filosófico. 

(Never) Running out of road.

Running out of road: to have come to the end of all possibilities for action.

Running out of road: llegar al final de (acabar) todas las posibilidades de acción. 

Barcelona. ¿Que hacemos? Pt. I

Pocas veces me pongo político. Aunque eso es una cosa que atenta con la verdadera naturaleza de un artista. ¿Soy un artista? 

Esa medalla me queda demasiado grande. Me disculpo diciendo que  esto lo escribe un barcelonés… Camarero para más señas y para ser todavía más inútil e inadecuado para el stablishment. Sólo soy un incompetente nato. Con una opinión. 

Pero al trapo.  

¿Que diablos pasa con los políticos o a los funcionarios de mi ciudad? ¿No han tenido demasiadas dosis de realidad? ¿Quieren aplicar la realpolitik de cirujano sin haber visto la sangre? Porque lo parece. 

Porque eso es lo que me parece. 

¿Una mujer con burka bailando sardanas en una banderola? ¿Sin su marido o familiar? ¡Normalizándola! ¿Esta gente está tan desapegada de la realidad y tan devota de un discurso que viven en sus fantasias? 

OK. Como el cura que habla de la familia sin tener pareja e hijos…

Todo esto me desconcierta. Corrijo. No, me desconcierta su forma de pensar. 

El low cost. El low cost es intelectual y te lo dice un camarero. 

Se vende como oferta o precio justo. Pero es una falacia y se compra como un bien accesible logrado justamente. 

Pero no. El low cost es la rebaja del precio consensuado por una nueva competencia desleal. O un juego psicológico para hacer viable algo inhumanamente viable. Algo que comporta algún tipo de sacrificio de una de las  partes con repercusiones desconocidas. Como los pisos turísticos. ¿Como se aplica? A múltiples niveles. Ahora lo explico en un marco más grande. 

Pienso en la plaza del Macba

Esa podría ser una plaza preñada de árboles para ser vivida por el barrio. No una isla de calor de la que huyes, no el patio de recreo para niñatos dentro de un núcleo urbano. No una zona de recreo para personas adultas pretendiendo ser rebeldes pero que aplican fórmulas y patrones de cortejo o dominio ante sus iguales, que se remontan a unos vertebrados ancestrales. 

Para lucirse y demostrar ser aptos para la reproducción o para si mismos. Patinadores. Petimetres

Pienso en los agentes cívicos, agentes sin placa. Low Cost.  Pero en vez de eso fantaseo con agentes policiales que en vez de extorsionar a los locales contienen el perímetro extenso ante el turista borracho y desbocado, en vez de monitorizar rencorosamente la mera puerta de un bar. 

Es la falsa realpolitik. Y añado… 

Gentificración.

El  low cost del skater domina muchos metros a la redonda una zona residencial, urbana, pernoctante. Tantos es el dominio sobre el residente que pueden condicionar tu sueño o tu vida. ¿Deseas poder dormir por fin a las 5 de la mañana? Pues un patinador, turista, se  prueba a si mismo para lograr saltar sonoramente sobre una cloaca y seguir su camino. A la hora que le de la gana. Y sin repercusiones para ellos. Todas son tuyas.  

Lo siento. No lo tolero. Esa gente, hombres adultos con pelos en su sexo y su ano, deben disfrutar de sus actividades en lugares habilitados. En esta situación sólo puedo pensar que somos y, sobre todo ante estos adultos inmaduros, que somos unos indolentes antes una raza de niños con barba que poco reportan a nuestras vidas pero cuyo coste es inmenso. 

Ellos escogen viajar a su sueño de vida low cost a Barcelona pero es una pesadilla en nuestra humilde forma de vida que nos ha tocado vivir. 

The size of a flower pot

El tamaño de una maceta…

… expande y determina las posibilidades. 

PS. 

Un amigo me regaló una semilla de manzano germinada. Ese retoño mediría 6 centímetros de alto y estaba contenido en una pequeña maceta de plástico negro que lo condenaba.

Esa planta, realmente, estaba vestida con una fina maceta de negro bajo el sol, con poco sustento. Sería cuestión de tiempo que, con el agua con la que la riego, amorosamente, se cocieran sus raíces por las exigencias del sol de julio. 

Su única posibilidad de sobrevivir era un transplante urgente a una maceta mayor, más benigna. 

¿No sucede lo mismo con las personas? 

Cuánto mejor es la maceta más florecen las flores y más fuertes se vuelven los proyectos de sombra y codijo.  

Entre monumentos y ruinas

Como un espejo que distingue la labor del abandono. O la fe.