David Porras Bonilla

E n c o n s t r u c c i ó n

Monthly Archives: August 2017

Becoming spiritual porn.

A church raised on a street. People coming to feel. The new black. Not to understand. It’s my city. It use to be a picture of your holy days. Not now. Your new black.  But. It’s the s(h) ame. Not my city. Not your tears. Not real.

Advertisements

Barcelona. 17.08.2017

La gente se une, se apiña. Quizás un número nada razonable de ellos comulgan en un el rito que les permitirá ser parte de una proclama mayor que sus vidas. Sin pensarlo. SÓLO POR SENTIR. 

Como un rebaño, siendo parte de algo mayor que si mismos. 

Seré blasfemo en lo políticamente correcto.   ¿Pueden haber un alma de terrorista en la gente que se manifiesta contra el terrorismo? 

Si. Una pequeña parte. UNA GRAN PARTE. La necesidad de conclusión. De sentido argumental. De ser actores. 

Quizás una gran parte de esa gente  se siente impulsada a comulgar como el beato que acude a una congregación para sentir el grupo. 

Y no equiparo. Sólo intento una comprensión mayor que me induce a pensar que somos como ellos en cierto nivel. 

Pues la biografía de esos señores es sencilla. Eran jóvenes marroquíes que escucharon la llamada de la yihad. Pero antes fueron, en su mayoría, personas disfuncionales en una realidad que les mostraba su fracaso. Matones de poca monta que se dieron cuenta, maliciosamente, que sus desgracias eran culpa de los demás. 

Y escucharon la llamada. Vivir un Hollywood espiritual. Una comunión. La yihad. 

Sólo quiero decir que el estímulo social y emocional que nos une en la tragedia es parecido al que les induce a hacer sus majaderías. 

Salud. Y un pésame a la victimas. En mi ciudad. En los pasos que recorro todos los días. Que a partir de ahora recorré de otra manera. 

El bosque no deja ver los árboles. 

¿Son los árboles que no dejan ver el bosque o es todo lo contrario? 

Hablo de magnitudes y puntos de referencia. Creo que en eso reside la inteligencia y, por tanto, el devenir del ser humano para el ser humano. Y también en/con el mundo.

Me podrán acusar de emplear los mismos temas. Esos paisajes.  El árbol y el horizonte. Pero lo hago conscientemente. 

¿No es un paisaje un retrato del mundo que habitamos? ¿No representamos ese espacio para transmitir algo que nos atañe? 

Yo veo en el paisaje una idea lo que era, de lo que es, de lo que dejará de ser y en lo que potencialmente puede ser